Enoturismo en

Bodega Laureatus (D.O. Rías Baixas

y

Lagares rupestres (D.O. Monterrei)

Propuesta

Un fin de semana en la costa y el interior de Galicia

Dentro de ciclo de Enoturismo en el Casino de Madrid, en noviembre de 2018 se ha realizado una visita a la D.O. Rías Baixas y a la D.O. Monterrei, dos joyas vinícolas de Galicia. Los motivos centrales del viaje son: “conocer un poco más el marisco y el vino gallego”, in situ; y “descubrir la cultura ancestral de elaboración de vino en Galicia”, cultura que se remonta a la época romana; y de paso, disfrutar la comida y el vino de El Bierzo.

En el viaje participaron 12 socios del Casino de Madrid, que disfrutaron de una experiencia única. En resumen, los socios que participaron en el viaje degustaron la gastronomía de El Bierzo, de la costa gallega y de la Galicia más interior, acompañada de vinos seleccionados de 3 D.O., la D.O. Bierzo, en Castilla y León; además de la D.O. Rías Baixas y la D.O. Monterrei en Galicia.

El viaje se ha realizado prácticamente “de Parador en Parador”, pues se recaló en 5 paradores, el de Villafranca del Bierzo para cenar y dormir, el de Cambados para dormir y los de Tordesillas, Monterrei y Benavente para realizar los descansos de la ruta, “haciendo un alto en el camino”, disfrutando del entorno histórico y de la habitual calidad de servicio, que los Paradores ofrecen a sus clientes.

Enoturismo en el Casino de Madrid. Visita a la bodega Laureatus (D.O. Rías Baixas) y a los lagares rupestres de Oimbra (D.O. Monterrei).

El Viaje

Delicias de El Bierzo en el Parador de Villafranca

El grupo partió de Madrid rumbo al Parador de Tordesillas, donde los socios descansaron antes de continuar hacia el Parador de Villafranca del Bierzo. El viaje trascurrió con un cielo despejado hasta llegar al Bierzo, donde les recibió una fina lluvia.

En el Parador de Villafranca del Bierzo los recibió su directora, que obsequio a los socios durante su estancia con varios exquisitos detalles. Posteriormente los socios disfrutaron de una cena centrada en la gastronomía del Bierzo, botillo y cecina incluidos, acompañada de dos vinos de la bodega Luzdivina Amigo (D.O. Bierzo): Viñademoya, un tinto monovarietal elaborado con mencía que procede de viñedos centenarios, que tras su elaboración pasa por una crianza de 2 meses en barricas de robre francés y Baloiro, un blanco multivarietal elaborado con godellodoña blanca y jerez, procedentes de viñedos de más de 50 años de edad. A la cena acudió Miguel Ángel Amigo, director de la bodega, para explicar a los socios las características del Bierzo, de su bodega y de sus vinos.

Tras la cena, como había escampado, algunos socios dieron un paseo por el casco histórico de Villafranca del Bierzo.

Descanso en el Parador de Tordesillas.
Alojamiento en el Parador de Villafranca del Bierzo.
Cena en el Parador de Villafranca del Bierzo con los vinos de la bodega Luzdivina.

Mercado en Betanzos, camino de Cambados

Por la mañana, los socios partieron rumbo a Cambados, con una parada para descansar en Betanzos, en la cafetería-vinoteca Versalles, de estilo modernista. La cafetería, uno de esos lugares de Galicia donde aún ponen el café en tazas de Sargadelos, está ubicada en un edificio colonial de más de un siglo de antigüedad, la antigua casa de los Hermanos García Naveira, dos indianos que, a su regreso de Argentina, dedicaron su fortuna a ejercer de mecenas en Betanzos, su población natal.

La cafetería, se ubica en la Plaza Hermanos García Naveira, donde se celebraba el mercado semanal de productos de la huerta producidos en la Comarca de Betanzos, donde los mismos productores atiende los puestos. 

Algunos socios aprovecharon para pasear entre los puestos, he incluso comprar queso artesano.

Descanso en Betanzos. Plaza Hermanos García Naveira.
Descanso en Betanzos. Plaza Hermanos García Naveira. Cafetería Versalles, en la antigua casa de los Hermanos García Naveira.
Descanso en Betanzos. entrada a la Cafetería Versalles.
Descanso en Betanzos. Mercado en la Plaza Hermanos García Naveira.
Descanso en Betanzos. Mercado en la Plaza Hermanos García Naveira. Puesto del mercado junto a la estatua de los hermanos.
Descanso en Betanzos. Mercado en la Plaza Hermanos García Naveira. Puesto del mercado.
Descanso en Betanzos. Mercado en la Plaza Hermanos García Naveira. Productos de la comarca.

Bodega Laureatus

Aperitivo en el barco. Marisco y albariño Laureatus

Al mediodía los socios llegaron al puerto de Cambados, donde Laureano, el propietario de la bodega Laureatus, de la cetárea Mariscos Laureano (una de las más prestigiosas de la zona) y de unas cuantas bateas, nos esperaba con un catamarán de 60 plazas para uso exclusivo del grupo.

Comenzó un paseo en barco por la ría de Arosa, visitando las bateas mientras Laureano abría ostras y almejas, a la par que mágnum de su blanco de uva albariño, Laureatus, un gran vino ya conocido por los socios, pues fue el blanco elegido para la reciente Cena de Gala del Casino de Madrid. Sin duda en ése escenario y con ése acompañamiento, el vino supo “a gloria bendita”.

Visita bodega Laureatus (D.O. Rías Baixas). Marisco y albariño Laureatus.
Visita a la bodega Laureatus. El catamarán recoge a los socios en el puerto de Cambados.
Aperitivo en el barco, marisco y albariño Laureatus. Rumbo a las bateas.
Aperitivo en el barco, marisco y albariño Laureatus. Preparación de las ostras y las almejas a cuchillo.
Aperitivo en el barco. Ostras y almejas a cuchillo con albariño Laureatus.
Aperitivo en el barco, marisco y albariño Laureatus. Rumbo a las bateas.
Aperitivo en el barco, marisco y albariño Laureatus. Charlando con los socios.
Aperitivo en el barco, marisco y albariño Laureatus. Llegada a las bateas.

En las bateas

Una batea es una plataforma rectangular de alrededor de 550 metros cuadrados, constituida por un entramado de madera del que cuelgan hasta 500 cuerdas de nylon de tres centímetros de grosor y de una longitud de entre diez y doce metros. Las bateas disponen de flotadores y para evitar que se muevan se anclan al fondo mediante pesadas cadenas de acero. En las cuerdas se fijan los moluscos, ostras, mejillones, etc. 

En una de las bateas que visitaron los socios, un tripulante del barco izó una cuerda con mejillones, al tiempo que explicaba el proceso de cría y las características de las bateas, mientras daba de comer a las gaviotas.

Posteriormente los socios descendieron a la parte inferior del barco, donde, mientras tomaban un vino, pudieron observar a través de las paredes laterales acristaladas, las bateas por debajo y las cuerdas con los moluscos y las algas adheridas de tal forma, que parecían cabelleras al viento.

En otra batea, el tripulante izó una cuerda con ostras, ya del tamaño adecuado para su comercialización, extrajo una y Laureano la limpió y abrió para mostrarla a los socios, mientras explicaba otras características de su cría, tras lo cual el grupo regresó a puerto y de ahí, a comer a la bodega.

Explicación sobre la cría de ostras, mejillones, etc. en batea, tomando un albariño Laureatus.
Vista submarina de la batea, tomando un albariño Laureatus.
Vista submarina de las cuerdas con las algas adheridas cual cabelleras al viento.
En una de las bateas de Laureano, cogen una ostra para mostrar a los socios como salen de la cuerda y como se limpian.
Laureano limpia y abre la ostra recogida en la batea para mostrarla a los socios.

Comida en Laureatus con vistas al viñedo. Marisco, pescado y carne

La bodega Laureatus, cuenta con una planta inferior donde se elabora el vino y dos plantas encima prácticamente diáfanas, configuradas como salones para eventos. La comida transcurrió en la planta superior, una zona abuhardillada con una pared acristalada para contemplar el viñedo.

A las entradas con empanada de zamburiñas, camarón y berberecho especial, le siguió la centolla, posteriormente se podía elegir, en principio, entre rodaballo salvaje de la ría o vaca vieja, pero ya que estábamos “metidos en harina”, y ante la duda de ¿cuál gustaría más?, se tomaron los dos, todo ello abundantemente regado con los vinos de la bodega: Laureatus, su “hermano mayor” Laureatus Lías y Dolium, la joya de la bodega, reservada para las ocasiones.

Una de las cosas más especiales del viaje, fue que Laureano nos recibió y trató en todo momento como se recibe y se trata los amigos, él y su hija Lupe, nos acompañaron en una larga y placentera comida de casi 6 horas, a la que finalmente hubo que poner fin con pesar, pues nos esperaba la guía que habría de mostrarnos Cambados en un recorrido nocturno.

Bodega Laureatus. Vista del acceso a la bodega.
Comida en la bodega Laureatus. Salón superior con vistas al viñedo.
Comida en la bodega Laureatus. Se empezó con empanada de zamburiñas.
Comida en la bodega Laureatus. Camarones.
Comida en la bodega Laureatus. Berberechos.
Comida en la bodega Laureatus. Berberechos.
Comida en la bodega Laureatus. Centollo.
Comida en la bodega Laureatus. Rodaballo de la ría.
Comida en la bodega Laureatus. Vaca vieja.
Regreso al Parador de Cambados.

Noche en Cambados

Tras la comida, el grupo bajo al Parador de Cambados y la mayoría de los socios fueron a “descubrir” Cambados acompañados por Romina, una guía profesional, especializada en esta hermosa villa. La noche fresca y agradable, animaba a pasear mientras los socios escuchaban las detalladas explicaciones de Romina sobre la ciudad, su historia, sus personajes célebres y sus curiosidades, tales como las leyendas de sirenas o las características de alguno de los escudos nobiliarios que decoran el Pazo de Fefiñanes, etc.

Después del recorrido guiado, algunos regresaron al parador, mientras que el resto se adentró en la noche cambadesa para continuar la velada, antes de retirarse al parador

Ciudad de Cambados. Escudo.
Visita nocturna a Cambados. Vista del Pazo de Fefiñanes.
Visita nocturna a Cambados. Vista del Pazo de Fefiñanes.
Contando leyendas sobre las sirenas que figuran en los escudos nobiliarios.
La guía muestra y explica plazas y rincones de cambados cargados de historia.
"Perdiéndose" en la noche de Cambados.

Lagares Rupestres

Lagares rupestres en Oímbra

El domingo 25, los socios partieron rumbo a Oímbra, en la comarca de Verín (Ourense), sin saber lo que iban a encontrar, pues las actividades eran una sorpresa. Las meigas fueron propicias y al llegar encontraron una mañana fresca y soleada. Allí recibió al grupo, Luis Paadín, experto divulgador del mundo del vino, acompañado por Ana María Villarino, alcaldesa de Oímbra y por Lara Da Silva, presidenta de la D.O. Monterrei, que acompañarían a los socios en un viaje a la cultura ancestral y a la moderna de la elaboración de vinos en Galicia, a través de una visita guiada a un lagar rupestre de la época romana, reconstruido en la zona y de una cata de los vinos elaborados actualmente en la D.O. Monterrei.

Con estos guías de excepción, los socios iniciaron un paseo atravesando Oímbra y adentrándose en el campo, hasta llegar a un altozano donde se encontraba el lagar rupestre reconstruido. Allí, la alcaldesa de Oímbra y Luis Paadín, explicaron las principales características y la historia de la zona y de los lagares rupestres que en ella se encuentran.

Cómo dato sorprendente, que demuestra la importancia vitivinícola de la zona desde épocas antiguas, se ha calculado que los más de 60 lagares rupestres localizados actualmente, de una única prensada, podrían producir medio millón de litros de mosto.

Lagares rupestres. Las piedras que hacían vino.
Ayuntamiento de Oímbra. Escudo.
Los carballos recibieron a los socios, mientras se adentran en el monte.
Un paseo por el monte lleva al lagar rupestre reconstruido gracias a la colaboración de la Xunta de Galicia y el Ayuntamiento de Oímbra.
La alcaldesa de Oímbra explica las características y la historia de Oímbra y su comarca.
Luis Paadín explica las características y la historia de los lagares rupestres en Oímbra y en Galicia.
Luis Paadín explica las características y la historia de los lagares rupestres en Oímbra y en Galicia.
Luis Paadín explica las características del sarmiento como “cápsula del tiempo”.

Cata de vinos de la D.O. Monterrei

Los socios continuaron el paseo hasta O Lagar das Barrocas, una bodega del siglo XVII y uno de los lagares tradicionales más grande de la comarca de Monterrei, donde pudieron ver el husillo con la placa de la prensa y el cajón del lagar reconstruido que acababan de visitar, además de escuchar la descripción de la D.O. Monterrei y de su tradición que su presidenta les hizo.

Después bajaron a la bodega de piedra, situada en la planta baja de O Lagar das Barrocas, donde cataron 8 vinos de la D.O. Monterrei, seleccionados por Luis Paadín, 4 blancos y 4 tintos, acompañado de queso artesano.

Al terminar, un paseo por una carretera en el monte, empleando una ruta distinta, les llevó a Oímbra, desde donde partieron para comer en Verín.

Logo de la D.O. Monterrei.
Llegada a “O Lagar das Barrocas”, una bodega del siglo XVII.
El husillo con la placa de la prensa y el cajón del lagar rupestre reconstruido.
Luis Paadín, da una cata de vinos de la D.O. Monterrei en la bodega de piedra “O Lagar das Barrocas”.
El monte gallego que atravesaron los socios en su paseo de regreso a Oímbra.
Un apacible paseo a través del monte gallego de regreso a Oímbra.

Verín y Monterrei. Comida y regreso a Madrid

En Verín, en el restaurante Casa Zapatillas, un restaurante con buena fama en la zona, degustaron comida de la Galicia interior, incluidas ancas de rana y jarrete, acompañados de 2 vinos de la D.O. Monterrei, el blanco “Tras do Vento” y el tinto “Querote“, ambos elaborados por la bodega Tras do Vento, propiedad de los dueños del restaurante.

Tras una comida abundante y “bien regada” de vino de la D.O. Monterrei, los socios visitaron el Parador de Monterrei, tras lo que emprendieron camino hacia el Parador de Benavente, siguiente parada para descansar en su ruta hacia Madrid.

De regreso a Madrid, descanso en el Parador de Monterrei.
De regreso a Madrid, descanso en el Parador de Monterrei.
De regreso a Madrid, descanso en el Parador de Monterrei.
De regreso a Madrid, descanso en el Parador de Benavente.

Agradecimientos

Bodega Laureatus

La visita a la D.O. Rías Baixas tenía por lema “albariño y marisco”, por lo que se escogió la bodega Laureatus, en Cambados (Pontevedra), un municipio de la comarca del Salnés, en pleno centro de las Rías Baixas, que fue elegido Ciudad Europea del Vino en 2017.

La bodega Laureatus, es una bodega joven, que no solo elabora grandes vinos con la variedad de uva albariño, sino que, además, Laureano, su propietario, posee también la cetárea Mariscos Laureano (una de las más prestigiosas de la zona), que sirve a restaurantes de gama alta, incluidos numerosos Estrella Michelín, en Madrid y en toda España. Está sinergia bodega-cetárea, es la que permitió a los socios del Casino de Madrid participar en una experiencia única, disfrutando de algunos de los mejores productos de las Rías Baixas tanto en el mar como en tierra.

Bodega Laureatus.

Luis Paadín

La visita a la D.O. Monterrei tenía por lema “descubriendo los lagares rupestres”, por lo que en su organización se contó con la inestimable colaboración de: Luis Paadín; la D.O. Monterrei, representada por su presidenta Lara Da Silva Rodríguez; y el Ayuntamiento de Oimbra; representado por Ana María Villarino Pardo, su alcaldesa.

Luis Paadín es un experto divulgador del mundo del vino, reconocido internacionalmente, técnico en viticultura y enología por la universidad de Vigo, sumiller y el único formador homologado que en la actualidad cuenta con la cuádruple titulación oficial de formador en vinos de Jerez, Rioja, Cava y Champagne (del que además es embajador). Además, es escritor y divulgador, autor de numerosos artículos sobre el vino y el mundo que lo rodea, y junto con su hijo Alejandro Paadín, autor de: “Guía de Vinos y Destilados de Galicia” y del libro “Las piedras que hacían vino: viaje por los milenarios Lagares Rupestres de Galicia”.

De Luis Paadín, se podría decir que “nada en el mundo del vino le es ajeno”.

Luis Paadín.

D.O. Monterrei

La D.O. Monterrei, es una de las cinco denominaciones de origen de vinos que existen en Galicia. Se extiende a lo largo del valle del río Támega, con algo menos de 700 hectáreas, 26 bodegas y casi 500 viticultores. Su territorio está repartido entre los municipios de: Castrelo do Val, Monterrei, Oímbra, Riós, Vilardevós y Verín.

Es una denominación de origen administrativamente joven, con 24 años de edad, pero situada en una zona con más de 2.000 años de historia vitivinícola, de lo que dan fe los más de 60 lagares rupestres de la época romana y posteriores descubiertos en la zona, hasta el momento. En esta denominación de origen se encuentran la plantación más grande de Galicia y los viñedos plantados a mayor altura.

El reconocimiento administrativo de la denominación de origen y la aprobación de su reglamentación, fue por Orden de 25 de noviembre de 1994, por lo que la visita de los socios del Casino de Madrid coincidió exactamente con el 24 aniversario de la aprobación de la reglamentación de la denominación de origen.

D.O. Monterrei.

Ayuntamiento de Oímbra

El ayuntamiento de Oímbra, es un municipio gallego de 1.500 habitantes, limítrofe con Portugal, situado en la comarca de Verín, en la provincia de Ourense.

Oímbra tiene una economía básicamente agrícola, en la que destacan el vino adscrito a la D.O. Monterrei y los pimientos adscritos a la I.G.P. Pimiento de Oímbra (Pemento de Oímbra), pertenecientes al ecotipo de la especie Capsicum annuum, L., cultivado tradicionalmente en esta zona.

Debido a su situación geográfica Oímbra fue lugar de paso para los romanos, una de cuyas calzadas pasa por el municipio, y más recientemente para los peregrinos.

En el pasado, la proximidad de Oímbra con la frontera de Portugal determinó su fortificación para repeler los frecuentes ataques de tropas portuguesas. Cuenta con arquitectura religiosa y en la Praza Maior está situado el Pazo de Oímbra, lugar de descanso de los condes de Monterrei.

Ayuntamiento de Oímbra.

Paradores

Paradores es una cadena hotelera pública española, pionera en su género y un referente hotelero y hostelero a nivel nacional e internacional. Paradores gestiona 96 hoteles distribuidos por toda España y Portugal, donde posee una franquicia desde octubre de 2015. La mayoría de los establecimientos están localizados en edificios emblemáticos y/o en emplazamientos destacables que han sido seleccionados por su interés histórico, artístico, natural o cultural. De sus hoteles, 30 están calificados como Bienes de Interés Cultural y otros 15 se encuentran situados en conjuntos históricos declarados Bienes de Interés Cultural.

Paradores, cuenta con un patrimonio histórico-artístico muy valioso. Una de sus misiones es la conservación de los edificios que explota. Paradores dispone de una colección artística compuesta por alrededor de 9.000 obras distribuidas por todo el territorio nacional.

Paradores está muy comprometido con la promoción del turismo sostenible y de calidad.

Paradores.